Desktop


BLOG

jueves, 12 de mayo de 2016

Negocios: El precio de estar confundido

Para conseguir lo que quieres, primero tienes que saber lo que quieres. Para comunicar lo que eres primero tienes que tener claro quién eres...

Recientemente, en una plaza comercial de una exclusiva zona de la ciudad, varios observamos una acalorada discusión entre un par de vigilantes privados y un motociclista, quien estaba intentando dejar su moto cerca de un acceso principal del estacionamiento subterráneo.

Los vigilantes le explicaban que está en propiedad privada, que no es permitido el acceso de motocicletas al estacionamiento y que tampoco podía dejarla junto a ese acceso, ya que está prohibido en el reglamento de la plaza comercial. Le invitaron a retirarse. Visiblemente molesto, el motociclista les contestó que no iba a regresar nunca, argumentando que es el único centro comercial en el que le han prohibido esto. Alguien que parecía ser el líder de los vigilantes, le ofreció una disculpa por tener que pedirle acatar esa regla y volvió a invitarle a retirarse. Una persona que esperaba junto a mi comentó “han perdido un cliente

¿Será este motociclista un cliente de esta exclusiva plaza comercial? Sí, porque estaba allí y requería un servicio, pero tal vez este negocio no quiere clientes así y prefiere clientes que acuden en autos lujosos.

Cuando creamos un negocio, éste será más fuerte (entre otras cosas) en la medida en que sea clara la razón de su existencia, cómo debe comportarse, quién es su mercado y cómo debe relacionarse con sus clientes. Si hay congruencia en todos los elementos será más probable encontrar el éxito.

¿Qué credibilidad tiene la efectividad de una dieta que es recomendada por algún amigo con sobrepeso? Salvo excepciones especiales, seguramente ninguna. Si una plaza comercial promete exclusividad ¿Qué credibilidad puede tener frente a sus clientes si éstos han de esquivar motos y bicicletas para dirigirse hacia sus automóviles o escuchar sus estruendosos motores al encenderse en un lugar cerrado? ¿Algo tan sencillo puede ser tan importante? Cuando se trata de dejar claro cómo es un negocio y encontrarle con sus verdaderos clientes, es muy probable que si ¿Pueden ser vendidos artículos premium en un centro que no lo parece?

Permitir estas incongruencias por confusión, ignorancia o miedo a perder a algunos clientes tal vez no impida que un negocio continúe funcionando; pero definitivamente, los que consideren importante este factor, reducirán sus visitas y eso podría reducir las ventas o limitar el crecimiento. ¿Cuánto cuesta entonces la confusión?

No podemos afirmar categóricamente que esta plaza comercial se irá a la ruina si permite que los motociclistas estacionen sus vehículos en un acceso subterráneo, como tampoco podemos estar seguros de que tú, dejarás de contarle todo a una persona que te ha traicionado.

1 comentario: